BDSM para principiantes

Los límites entre dolor y placer: BDSM para principiantes

Que 50 sombras de Grey ha sido un fenómeno mundial, ya nadie lo pone en duda. El libro, ha ayudado a que muchas personas descubran su sexualidad o empiecen a vivirla, de un modo diferente, favoreciendo el autoconocimiento y permitiendo que se concedan permisos para experimentar nuevas prácticas y/o fantasías reprimidas, ya sea por: pudor, ignorancia, miedo, o simplemente, convicción.

El fenómeno literario no sólo ha disparado el interés general en la temática y las ventas de artículos destinados a las prácticas BDSM, sino que, ha conseguido acercar el tema, al público general, a pesar, de ofrecer una versión bastante descafeinada de la misma, logrando naturalizar, un tipo de prácticas que durante mucho tiempo se consideraron represivas, desviadas o simplemente, tabú.

Aún y así, todavía existen falsas creencias con respecto a algunas cuestiones y es lo que pretendemos desmitificar en este post. En primer lugar, veremos en qué consisten tanto la personalidad sádica como la masoquista, que poco tiene que ver con las prácticas de tipo sadomaso, hablaremos de qué es el BDSM, los límites entre dolor y placer, qué aspectos tener en cuenta para iniciarnos y qué artículos, pueden ayudarnos.

Sadismo vs masoquismo

El sadismo consiste en la experimentación de excitación a través de producir sufrimiento físico y/o psicológico al otro. Las personas sádicas se caracterizan por tener una gran necesidad de poder y dominio sobre los demás. El término fue acuñado por Kraff-Ebbing y, debe su nombre al marqués de Sade. Noble, encarcelado por sus escándalos, crímenes y prácticas deshumanizadas, así como, por sus escritos en apología al maltrato.

Las personalidades masoquistas, en cambio, disfrutan con el hecho de ser humillados y/o atormentados, es de este único modo como obtienen el placer. Se caracterizan por ser sufridoras, con atribución de culpa, generosas y sumisas que anteponen las necesidades de los demás a las suyas. Son buenas en dar pero no, en recibir placer. Suelen sentirse atraídos hacia quien les maltrata. El término, también acuñado por Kraff Ebbing en honor a Leopold Masoch, escritor que exigía a las diferentes mujeres con las que estuvo casado que lo golpearan fuertemente.

Tanto masoquismo, como sadismo son dos trastornos de personalidad que en ocasiones producen nefastas consecuencias y grave sufrimiento, no sólo en quien lo padece sino también a los de su alrededor.

No es raro escuchar a nivel coloquial que la mejor pareja de un sádico es un masoquista y esto, es una falacia. Al sádico no le gusta que disfruten y mucho menos hacer disfrutar, precisamente su placer lo obtiene de ejercer el control sobre el otro, produciendo, dolor, miedo y atemorización. Sólo cuando sabe que el dueño del otro sin su consentimiento disfrutará. Mientras que el masoca, sí que disfruta siendo humillado, por tanto, no son una buena pareja.

Los juegos de rol llevados a la cama: Las relaciones sadomasoquistas

Una relación sadomasoquista consiste en un juego de rol basado en la dominancia/sumisión, donde puede o no, existir alternancia de roles y suele implicar ataduras físicas o dolor erótico de mayor o menor intensidad. Las bases de esta se forjan en la confianza y el respeto mutuo y todo, es desde el consentimiento y la consensuación.

Los límites entre el placer y el dolor

Pese a parecer conceptos contrapuestos lo cierto es que tienen más en común de lo que pensamos. Ambos producen efectos similares a nivel cerebral, tanto en placer elevado como en dosis de dolor, el cerebro produce opiáceos, analgésicos naturales que nos reportan bienestar, generando una sensación de enganche y, favoreciendo que queramos repetir la experiencia. Por ello, no es extraño que genere tantos adeptos.

Qué es el BDSM

BDSM hace referencia a los términos: Bondage, Dominancia vs sumisión y sadomasoquismo.

Bondage: Consiste en la inmovilización de la persona utilizando distintos artilugios para ello, sean esposas, cuerdas, cintas o cualquier artículo que nos permita paralizar al otro. Quedando esta, la persona atada, en plena disposición para el otro.

Dominancia/ sumisión: Alternancia o no de roles, entre la persona que ejerce el poder (dominante) y el que acata las ordenes quedando a merced del otro (sumiso). Para ello pueden hacer uso, o no, de distintos artilugios.

Sadomasoquismo: Pareja basada en el juego de rol (dominancia/sumisión) con aplicación de cierto grado de dolor, desde la versión más light a la más intensa, con el fin de obtener y producir placer.

En todos los casos se trata, de relaciones consentidas y basada en la confianza mutua donde se consensuan y establecen unos códigos previos. Las dos personas redactan un contrato o cuaderno donde se establecen los límites del encuentro, el tipo de prácticas acordadas, permitidas y consentidas. Todo está pactado. Las personas que tienen este tipo de prácticas pueden tener relaciones sexuales normativas a las que popularmente llaman Sexo vainilla.

Aspectos a tener en cuenta al practicar BDSM

Si estás pensando iniciarte en estas prácticas es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos:

  • El sexo antes de hacerse, debe hablarse: Esta es una premisa básica. Tenemos que hablar con nuestra pareja, tanto antes, como durante, como después, de cualquier encuentro sexual.
  • La relación debe estar basada en la confianza: La persona que escojamos para ello debe transmitirnos confianza.
  • Tienes que sentirte cómodo/a: Tienes que sentirte cómodo con el otro.
  • Respeto: Todo lo que realicemos se hace desde el respeto al otro, entendiendo que se trata de un juego y como tal, tiene unos límites pactados previamente. Si no estamos cómodos el juego debe parar.
  • Límites: Es muy importante acordar y pactar las practicas consentidas, los límites y establecer unos códigos o palabras clave para utilizar durante el juego sexual
  • Consentido y consensuado: Todo lo que realicemos dentro del juego debe haber sido hablado, previamente acordado debe estar consentido por ambas partes y negociado.

Qué artículos de BDSM pueden ayudarme

A continuación, presentamos algunos artículos que pueden ayudarte a iniciarte en el arte del BDSM.

Cintas y Antifaz: Ambas nos permiten privar del sentido de la vista al otro. Esto implica una prueba de confianza para con el otro y la posibilidad de experimentar más a otros niveles sensitivos, como el tacto, ya que se agudizan. Se puede intercalar con el uso de plumeros.

Esposas, cuerdas y/o cintas: Nos permiten introduciros en el Bondage, inmovilizando a nuestra pareja y explorando sus límites y los nuestros. Es una actividad que puede resultar muy placentera.

Fustas, látigo: Azotar y ser azotado también puede una actividad muy placentera, la intensidad de este va a depender del nivel de tolerancia que tengamos. Para las primeras veces podemos probar directamente con la mano, o con una fusta.

Mordaza: impide que el otro pueda hablar y silencio los posibles ruidos que emita.

Arnés: Para os más fetichistas, nos permite jugar en cuanto a Dominancia/sumisión

Pinzas: Se colocan en los pezones y añaden un plus de dolor. Algunas son regulables lo que varia la intensidad del dolor de estas.

En Delicatessenx te ofrecemos una amplia variedad de productos adaptados a ti y tu pareja, para que puedas iniciarte al BDSM, con el mejor asesoramiento personalizado y garantías de seguridad. Si te animas, ven a conocernos. Estaremos encantados de poder atenderte. 

Si estás lejos, puedes visitar nuestra sección de productos BDSM donde seguro encontrarás tu producto ideal