bolas chinas

Para qué sirven las bolas chinas: usos y beneficios

¿Sabías que aproximadamente un 20% de las mujeres verbaliza que la calidad de sus relaciones sexuales, no son lo suficientemente satisfactorias? Adquirir ciertos hábitos saludables, nos puede beneficiar, como puede ser: ¡usar bolas chinas! Las bolas chinas son un juguete altamente terapéutico que nos pueden ayudar a mejorar la calidad y vivencia de nuestras relaciones sexuales y sexualidad en general. En este post, vamos a hablar de ello, pero antes, veremos aspectos, como: qué es el suelo pélvico, dónde está ubicado, para qué sirve, cuáles son los beneficios de reeducarlo y cómo pueden ayudarnos las bolas chinas. ¿Me acompañas? 

¿Qué es el suelo pélvico? 

El suelo pélvico (SP) son un conjunto de músculos, situados en la zona del bajo vientre que se encargan de mantener y/o soportar, los órganos internos de la mujer (vejiga, recto, canal vaginal, útero). Entre los grupos musculares que lo conforman, el músculo pubococígeo (PC) es el más importante. Estos músculos, participan en: el control de la micción y la defecación, en nuestro tono vaginal y también, durante el embarazo, parto y postparto. Algunos factores, que pueden influir en la tonicidad de este, son:  

--El embarazo, parto y postparto: Los cambios de peso que sufrimos durante el embarazo, la acción de determinadas hormonas y, los pujes del parto son estresores que requieren de un buen suelo pélvico, contra más tonificado, mejor parto y recuperación postparto tendremos. 

--La edad: Con la edad nuestro suelo pélvico va perdiendo tonicidad y nuestras paredes vaginales se vuelven más estrechas. --Menopausia: durante la menopausia, la acción de determinadas hormonas, como la caída de los estrógenos influye en la tonicidad del nuestro SP. 

*Los hombres también tienen suelo pélvico y es muy recomendable que aprendan a ejercitarlo, pero ellos, a diferencia nuestra, no se ven expuestos a tantos factores que puedan debilitarlo.

Suelo pélvico - uso bolas chinas

Beneficios de su reeducación 

Aprender a tonificar nuestro SP nos ayuda a conseguir mejores orgasmos, ya que, al ganar tonicidad, las contracciones que se producen durante el mismo son más intensas. Además, no sólo mejoramos nuestro tono vaginal, sino que incrementamos la sensibilidad de la zona genital, mejorando la lubricación vaginal y una mayor vascularización de esta. Adquirimos un mayor control sobre la penetración, ayudando mediante la contracción de nuestro SP a tener mayor sensibilidad durante el coito. También, nos puede ayudar a prevenir y/o mejorar problemas como la incontinencia urinaria. Vamos mejor preparadas al parto y, la recuperación postparto es más rápida, reduciendo la probabilidad de una episiotomía: (incisión en la zona perineo femenino para evitar desgarros durante el parto y facilitar salida bebe) y de prolapsos (desplazamiento “salida de sitio” de órganos internos). ¡Cómo vemos, los beneficios son múltiples! 

¿Cómo pueden ayudarnos las bolas chinas?

Una forma de ejercitación de nuestro suelo pélvico es a través de la ejercitación de tipo pasivo, es decir, a través del uso de las bolas chinas. Se denomina ejercitación pasiva porque al introducir las bolas, el organismo nota un “cuerpo extraño” y el canal vaginal se contrae, realizando la ejercitación sin que la persona haga nada, mientras, en la ejercitación de tipo activo, con los ejercicios de Kegel, la persona de forma voluntaria contrae y relaja sus músculos pélvicos. (para contraer y relajar de forma activa, podemos hacer la prueba de cortar el pis y así sabemos de que grupo musculares estamos hablando, y a partir de ahí, contraemos y relajamos con diferentes ritmos e intensidades) 

¿Cómo son las bolas chinas?

Generalmente están formado por dos bolas, unidas por un cordón, en cuyo interior se encuentra otra bolita. Al introducirla, nuestro canal vaginal, automáticamente, se contrae. 

Actualmente, en el mercado disponemos de diferentes tipologías de bolas chinas, puedes consultar los diferentes modelos siguiendo este enlace: modelos bolas chinas. Lo ideal es que lleguemos a aguantar las de dos, pero si nunca hemos ejercitado este músculo o, nos estamos recuperando de un parto, podemos empezar por la de una y, gradualmente, como si de un programa de pesas se tratara iremos aumentando el peso. Las Ammie de Je Jou, pueden ser una buena opción, ya que están conformadas por tres bolas de diferentes tamaños y peso, fabricadas en silicona hipoalergénica y de textura aterciopelada. Además, vienen en un atractivo estuche, muy práctico, por si tienes que desplazarte. 

¿Exactamente qué hay que hacer con ellas? 

Una vez escogidas debemos lavarlas con agua y jabón y usar lubricante de base acuosa que no dañan la silicona. Se introducen vía vaginal, exactamente igual que haríamos con un tampón y en una postura que estemos cómodas. Si están bien introducidas, no notaremos nada, más allá de “un peso extraño”, esto es normal las primeras veces, dado que nuestro cuerpo no está acostumbrado. Debemos poder movernos por casa o realizar algún tipo de actividad, ya que para que hagan su función, debemos estar en movimiento. Es importante también, introducirlas en nuestra rutina diaria, sólo con dedicarle 10 minutos al día, ya es más que suficiente. 

¿Hay alguna mujer para quien NO esté indicado el uso de bolas chinas? 

Aquellas mujeres que hayan tenido prolapso o problemas de incontinencia severa, no está recomendado su uso. Tampoco usar durante el embarazo ni la cuarentena. Siempre es preferible consultar con el ginecólogo en caso de duda. 

¿Cómo se cuidan? 

Tras su uso debemos lavarlas con agua y jabón y, una vez al mes, podemos esterilizarlas hirviéndolas con agua. ¡En general, al cabo de las tres primeras semanas ya se empiezan a notar resultados! 

Si tienes cualquier otra duda o consulta con respecto a este tema, puedes escribirnos, estaremos encantados desde Delicatessen x de ayudarte.

Para conocer las mejores bolas chinas, visita nuestra tienda online