SEXO ANAL:  UNA PRÁCTICA QUE CADA VEZ CREA MÁS ADEPTOS 

Durante años el sexo anal ha sido considerada una práctica tabú, repudiada y condenada por las religiones imperantes, asociada a depravación o desviación mental y, vinculada, única y exclusivamente, a determinados colectivos, mayoritariamente, de tipo homosexual. Nada más lejos de la realidad, lo cierto es que el sexo anal es una de las prácticas más antiguas, más practicadas y, también, más placenteras. 

Las cifras hablan por sí solas, si atendemos a los últimos estudios realizados en nuestro país, se estima que el 40 % de las parejas heterosexuales lo han intentado, al menos una vez en sus vidas, de las cuales, entre el 10 y el 20 % lo practican con regularidad. Está situada en el ranking tres, tras otras prácticas como: sexo oral o penetración vaginal. Y también es una práctica muy extendida en el porno. Cada vez, son más, las parejas con independencia de su condición sexual que se animan a probarlo. 

Sodomía, pedicación o griego, son solo, algunos de los términos que históricamente se han utilizado para hablar de ello, con multitud de mitos y falsas creencias a sus espaldas. Hablemos de ello, hablemos de: sexo anal. 

QUE ÉS EL SEXO ANAL

Como su propio nombre indica, consiste en la introducción del pene, los dedos o cualquier otro objeto, con el fin de estimular la zona anal. Veamos algunos de los mitos que han acompañado y acompañan a esta práctica. 

MITOS DEL SEXO ANAL

.1. “Si lo pruebo es que soy gay”: Esta creencia está muy arraigada, ya históricamente se ha asociado esta práctica, exclusivamente al colectivo homosexual. El ano es una zona muy sensible a su estimulación, lo que produce un gran placer, sobretodo en el hombre, ya que en él radica su zona de máximo placer, o punto G, del que hablaremos más adelante. Cada vez son más, los que, con independencia de su orientación sexual, se animan a practicarlo. De hecho, en parejas heterosexuales se conoce como pegging y más adelante lo comentaremos. 

.2. “Las mujeres no lo disfrutan”: Para la mujer puede resultar tan o más placentera que otro tipo de práctica. La posición de sumisión que adoptan ante ésta les resulta altamente excitante y esto hace que cada vez, más mujeres lo practiquen con regularidad. 

Además, tanto en el caso del hombre como la mujer, cuando son penetrados analmente pueden a su vez masturbarse lo que produce una doble vía de estimulación y placer. 

.3. “Es una práctica sucia”: Debido a que el ano es un esfínter por donde evacuamos, muchas personas lo asocian con algo sucio y desagradable. La higiene es fundamental, así como; la protección, que más adelante comentaremos. Entender que es una zona peculiar y requiere de más mimos y cuidados, no lo convierte en algo sucio. 

.4. “La primera vez siempre duele”: El esfínter anal como cualquier otro tipo de músculo se contrae o relaja, en función de nuestro nerviosismo. Igual que ocurre con nuestro canal vaginal cuando estamos tensas. Estar tranquilos, relajados y hacer las cosas con cariño, ayuda mucho y no tiene por qué doler.

.5. El sexo anal siempre duele: Lo que comentábamos en el punto anterior es aplicable aquí también. Ni la primera, ni las sucesivas, tienen porqué doler si las cosas se hacen con cariño. 

.6. “El sexo anal provoca incontinencia”: Al tratarse de un músculo en estado de excitación, se relaja y dilata para facilitar la penetración, pero luego vuelve a su estado natural. No es cierto que provoque incontinencia fecal.

.7. “Esta práctica favorece la aparición de hemorroides o fisuras anales”: No, pero si no vamos con cuidado podemos agravar cuadros ya existentes. Por ello, es vital la comunicación con el otro. 

.8. “Lo practican personas desviadas”: Este pensamiento está muy vinculado a la represión y el dogmatismo, influido por nuestra religión. Lo practican personas que, lejos de presentar ningún tipo de desviación mental, lo que hacen es permitirse vivir su sexualidad de forma libre y acorde a su placer y apetencias. 

PUNTO G Y PEGGING

El punto G del hombre, también conocido como punto P (debido a que es la cavidad prostática lo que se estimula) está situado a unos 3-5 cm del recto y, su estimulación provoca un orgasmo muy intenso y placentero. Cada vez son más, los hombres heterosexuales que se liberan de clichés y prejuicios y se animan a probarlo. En parejas heteros se conoce como pegging, este consiste en la penetración anal por medio de un arnés con dildo por parte de la mujer al hombre. La estimulación mental que supone está práctica, adquirir un rol sumiso donde la mujer es activa y dominante, resulta, tan o más erótico que el placer físico, donde ambos se retroalimentan.

POSTURAS MÁS HABITUALES EN EL SEXO ANAL 

-- Tumbado: La persona está totalmente tumbada boca abajo, esto permite una penetración menos profunda y es ideal para las primeras veces. 

-- A tergo: La típica del perrito o a cuatro patas, permite una penetración más profunda y es tal vez, la más utilizada. 

-- Sentada: La persona se coloca sentada y de espaldas al otro. 

-- De lado: Ambos miembros de la pareja se colocan de lado.  

ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA LA PRÁCTICA DEL SEXO ANAL

.1. Peculiaridades del ano: El error de muchos, es establecer un símil o comparativa con la cavidad vaginal y debemos tener en cuenta que no son comparables, el ano no dilata y tampoco lubrica como si lo hace la vagina. 

.2. Cuidados y técnica:  Al no dilatar, ni lubricar como si lo hiciera el canal vaginal, es primordial no ser bruscos y tratar la zona con cariño. Jamás debemos ir directamente con el pene u objetos. El uso de lubricantes es obligatorio, primero debemos probar con los dedos (las uñas deben estar perfectamente cortadas, ya que podemos realizar pequeñas heridas) y realizar pequeños círculos para estimular y conseguir relajar la zona anal, también podemos estimular con la lengua, conocido como beso negro o annilingus y tras su preparación y relajación, podemos empezar con artículos pequeños, comprobando que el ano esté receptivo a la estimulación. Una vez hecho esto podemos pasar al pene, u objetos más grandes, pero jamás ir directos porque podemos crear una fractura de ano o que este se contraiga e impida la penetración. 

.3. Higiene: Es fundamental tener la zona aseada e higienizada. Hay quien se realiza enemas, pero no son necesarios y realizarlas mucho puede perjudicar nuestra flora intestinal. 

.4. Protección: El uso de preservativo es fundamental, así como guantes de látex, tanto para asegurar la máxima higiene, como para prevenir cualquier tipo de infección de transmisión genital. 

.5. Comunicación:  Hay que hablar tanto antes, como durante y después de la práctica en sí, con nuestra pareja y más, si son las primeras veces 

.6. Estar seguro y relajado: Y por supuesto, es vital que estemos seguros de querer llevarlo a cabo, así como tranquilos para que sea lo más placentera posible. 

PRÁCTICAS CON RIESGO

Fisting: Es un tipo de práctica incluida dentro de las practicas de tipo BDSM, consiste en la introducción del puño o brazo en la zona anal. Hay que tener especial cuidado de no generar lesiones.

Creampie: Consiste en la eyaculación directa en el ano sin ningún medio de barrera, lo que puede dar pie a contagio de Infecciones de transmisión genital. El uso del preservativo es recomendable. 

Annilingus: Estimulación oral de la zona anal, en estos casos deberíamos también usar un método de barrera, como las bandas o barreras de látex con el fin de evitar contagios de infecciones. 

JUGUETES DE USO ANAL 

En el mercado encontramos multitud de artilugios que pueden ayudarnos a explorar y facilitar la calidad de nuestras relaciones sexuales y más en concreto al tema, nuestras relaciones anales. A continuación, vamos a hablar de algunos de ellos que podréis encontrar en nuestra tienda de DelicatessenX.  Todos los vibradores y dildos anales tienen un tope ya que así impedimos la fractura de ano. 

.1. Plugs o dilatadores anales: Como su propio nombre indica sirven para dilatar de forma gradual la zona anal. Existen de diferentes grosores y tamaños y también kits como el de Mai que nos plantea el programa de entrenamiento completo. Es ideal para personas que quieran iniciarse en estas prácticas. 

.2.Tiras anales: Consisten en unas tiras de mayor o menor grosor y largura que se introducen vía anal y que se retiran en el momento orgásmico, proporcionando mucho juego al encuentro sexual y un gran placer. Indicado para personas con algo más experimentadas en el sexo anal. 

.3. Vibradores anales: Son vibradores especialmente creados para la estimulación anal, con un tope para evitar fracturas. El Loki de Lelo es uno de los más completos, con gran intensidad de vibración y un tacto aterciopelado 

.4. Dildos anales: El dildo no vibra, generalmente se pueden usar sueltos, suelen tener una ventosa para colocar en algún lugar o bien ser usados con arneses. En el mercado encontrareis de diferentes grosores y largadas. 

.5.Huevo vibrador: Se pueden utilizar tanto vaginal como analmente, consiste en un huevo que va con mando y vibra. Con distintos niveles de intensidad es muy recomendable para el juego en pareja. 

6.Arneses: Ideales para sexo anal entre chicas o para parejas hetero, donde la mujer hace pegging al hombre.  

En Delicatessenx encontrarás una gran variedad de artículos orientados a tu placer anal y servicio especializado de asesoramiento. Si tienes cualquier duda o consulta, no temas venir  a visitarnos, estaremos encantados de poder atenderte.