SLOW SEX

“El arte de tomárselo con calma”

Las prisas, el estrés, nuestro ritmo de vida en ocasiones frenético hacen que no dediquemos el tiempo necesario a determinadas parcelas de nuestra vida, como la sexual, quedando éstas, relegadas a un segundo plano o viéndose altamente repercutidas. Lo cierto es que dedicamos poco tiempo al sexo, y, además, éste suele ser de poca calidad haciendo que cada vez, tengamos menos ganas de exponernos a ello o asociando éste, con una obligación más. ¡Nada más lejos de la realidad!

De acuerdo con los últimos datos publicados por la Asociación de Bienestar Sexual en 2017, los españoles invertimos tan sólo, 15,2 minutos en las relaciones sexuales. Este dato, nos sitúa entre los más rápidos a escala mundial, ya que la media se sitúa en torno a los 19,2 en contraposición a países como, Hong Kong con 29,4 minutos y Brasil, con 27,2 minutos de media.

Ante esta situación y en contraposición a una sociedad cada más individualista, donde aspectos como la inmediatez, la rapidez de gestión y/o la competitividad se ven alentados, surge desde hace unos años, la filosofía slow. El movimiento slow nace, por tanto, como crítica social y aboga por la lentitud, la toma de control sobre la gestión del tiempo y apuesta también, por el ocio. Veamos cómo podemos utilizar esto en nuestras relaciones sexuales. Hablamos del slow sex y de cómo aplicarlo.

Qué es el slow sex

El término “slow” literalmente, significa: lento. Es un concepto que, como ya hemos comentado, aboga por reducir el ritmo, disfrutar del camino y otorgar prioridad a la calidad, antes que a la cantidad. El objetivo no es tanto llegar al orgasmo, considerando éste la meta, ni tampoco, centrarlo todo en la genitalidad, se busca el placer compartido y disfrutar del momento. Lo cierto es que esta práctica está generando, cada vez, más adeptos.

En el polo opuesto encontraríamos el “aquí te pillo aquí te mato” que, aunque si bien, esta técnica puede tener cierto encanto, utilizarla por sistema puede llevarnos a ritualizar y no disfrutar de nuestras relaciones sexuales. Además, hemos de tener en cuenta que algunas veces puede apetecernos tanto una, como la otra, no son excluyentes y alternar, puede ser la clave.

Algunas personas asocian Slow Sex de forma errónea con el sexo tántrico, lo cierto es que nada tiene que ver, para practicar Slow Sex, no es necesario tener unos conocimientos previos, no buscamos la perfección, basta con tener predisposición y motivación para ello. Veamos en qué consiste exactamente.

Qué factores debo tener en cuenta para aplicar el slow sex

--- Dedícate tiempo: Supongo que a estas alturas te habrás dado cuenta de que la clave de todo esto radica en el tiempo. Ser consciente de tu tiempo y aprender a gestionarlo será un aspecto básico.

--- Entiende que bienestar vital = equilibrio: Es importante que entiendas que no hay parcelas más importantes que otras, la clave de todo radica en que aprendas a compaginarlo y no prescindas de aspectos importantes como: tu ocio y/o placer.

---Céntrate en tu cuerpo y sus necesidades: Es importante que conectes con tu organismo, muchas veces lo silenciamos o no le dedicamos el tiempo suficiente. Escucha a tu cuerpo y sobretodo, respétalo.

--- Comunícate contigo mismo y tu pareja: La comunicación será un pilar básico dentro de tu relación. Es importante que establezcáis unos límites y habléis antes del sexo.

--- Crea un buen escenario: El lugar es muy importante, debe ser cómodo, lejos de estímulos estresantes para que podáis sentiros lo más a gusto posible.

--- Aprende a regular tus ritmos: Que te permitan un mayor control y compenetración con tu pareja.

Algunos aspectos, claves serian:

      -1. Respiración: Para adquirir un mayor control sobre tus relaciones sexuales es importante que aprendas a regular tu respiración. Esta te indica cómo de excitado te encuentras. Utilizar un ritmo más pausado cuando te notes muy excitado te ayudará a ralentizar los tiempos. A través de la respiración podemos lograr un mayor control eyaculatorio.

      -2. Cambiar posturas sexuales y variar ritmos: Esta es otra técnica que puede ayudarte a alargar el proceso y potenciar el disfrute.

      -3. Técnica de parada y arranque: Cuando estamos cerca del momento es importante parar y luego seguir con otro ritmo tal vez más lento. En el caso del hombre podemos presionar el pene a la altura del frenillo en el momento que nota una alta excitación con el fin de alargar la eyaculación.

--- No te obsesiones con el orgasmo simultáneo: Como ya hemos comentado con anterioridad no buscamos la perfección, se trata de pasarlo bien y disfrutar.

Beneficios de practicar slow sex

Algunos de los beneficios que nos reporta esta práctica serian:

--- Conectarte con tu cuerpo y sus necesidades: Un aspecto que como ya hemos comentado, muchas veces, dejamos relegados a un segundo plano.

--- Te hace consciente de tus ritmos: Y te ayuda a aprender a controlarlos de forma más eficaz.

--- Refuerzas el vínculo con tu pareja: El sexo une y si además este es de calidad, la pareja se ve fortalecida.

--- Obtienes más relajación: Esto es debido a que durante el orgasmo liberamos oxitocina, una hormona relacionada con los vínculos y que además nos produce sensación de bienestar y relajación.

--- Refuerzas tu sistema inmune: Debido también a las endorfinas liberadas durante el orgasmo

--- Mantienes tus genitales en forma: Con la práctica sexual conseguimos reforzar nuestro suelo pélvico, además, ayudamos a que la zona genital este más irrigada a nivel sanguíneo, favoreciendo su vascularización y una mayor oxigenación de los órganos.

Qué productos pueden ayudarme a practicar slow sex

En el mercado dispones de multitud de productos que pueden ayudarte a mejorar la calidad de tus relaciones sexuales. Por ejemplo:

Velas perfumadas y/o de masaje: Las velas aromatizantes para crear un ambiente relajante, algunas de ellas, además, sirven para masaje, ya que su cera al derretirse se puede verter sobre el cuerpo con una textura cremosa y muy agradable.

Perfumes de feromonas: Las feromonas indican al otro acerca de nuestra disponibilidad sexual. En el mercado encontramos diferentes perfumes con mayor o menor concentración de estas.

Geles de baño: Un buen baño previo ayudará a relajarnos y sentirnos mejor. Usar lencería: Jugar con determinadas prendas pueden hacernos sentir mejor con nosotros mismos o mas seguros y añade un punto picante a la relación.

Geles o lubricantes efecto frio o calor: Que ayudan a vascularizar la zona genital.

Preservativos retardantes: Ayudan a retrasar la eyaculación

Ahora ya tienes todas las claves para practicar Slow Sex. ¿A qué esperas para probarlo?

Si deseas conocer más nuestros productos y un asesoramiento personalizado y cercano, ven a conocernos. Te esperamos en Delicatessen X C/ penedès 10 Local 4, en el barrio de Gracia, Barcelona.