Parafilias: en cuanto a preferencias sexuales no hay nada escrito...

PECULIARIDADES ERÓTICAS: LAS PARAFILIAS

Las vías de obtención de placer, en muchas ocasiones, resultan difusas y tan peculiares como personales. Cuando estas vías o formas no son las socialmente consideradas “normativas”, la persona puede vivirlo con profundo malestar, llegando incluso a repercutirle en su autoconcepto. Todos tenemos fobias y filias y, lidiar con ellas puede resultar un aspecto inquietante, siendo común que la mayoría de las veces, reprimamos o neguemos en vez de enfrentarnos y, ahí, es donde nace el conflicto.

Durante años, el ser humano, en aras de encontrar explicación, ha sentido la necesidad de etiquetar y categorizar aspectos del comportamiento, en búsqueda de una definición y explicación exhaustiva, aspectos que, en muchas ocasiones nos ha llevado más al sufrimiento que al verdadero conocimiento de este.

Darse el permiso de experimentar, vivir y disfrutar de nuestra sexualidad de acuerdo con nuestros gustos, preferencias y/o apetencias entendiendo que no hay un patrón estándar establecido que nos indique cómo o, de qué forma hacerlo, no siempre resulta un trabajo sencillo. 

Entender e integrar que existen tantas sexualidades como personas hay en el mundo es parte del trabajo que los profesionales de la sexología intentamos difundir. 

En este post hablamos de parafilias o, mejor dicho, de gustos peculiares eróticos, de las más comunes, de su evolución, de la delgada línea entre un simple gusto o preferencia hacía la versión más problémica del mismo y de qué hacer en caso de necesitar asesoramiento. 

QUÉ SON LAS PARAFILIAS

Parafilia es un término que deriva del griego: pará que significa “al margen de” y filía, que significa “amor”. Hace alusión a un patrón de comportamiento sexual donde la fuente predominante de placer es un objeto, situación, actividad o individuo, que sea considerado atípico o no convencional.  

Históricamente las parafilias han sido muy demonizadas, cambiando éstas en función del momento histórico. Prácticas comúnmente integradas y consideradas perfectamente normativas hoy día, como puede ser: el sexo oral o la masturbación, fueron tildadas de parafílicas en su día. Hasta el año 1987 se consideraban perversiones sexuales y estaban integradas dentro de los manuales diagnósticos de enfermedades mentales, el DSM, actualmente en su versión V. 

Entre las más comunes encontramos: el sadismo, el masoquismo, el exhibicionismo, el voyerismo y, el fetichismo, entre otros.

EROTISMO VS DIFICULTAD ERÓTICA: ¿DÓNDE ESTÁ LA LÍNEA?

Uno de los principales motivos de preocupación de muchas personas es saber en qué momento, un simple gusto o peculiaridad erótica se puede convertir en una problemática de índole sexual. 

Veamos de forma un tanto resumida cuando estaríamos ante un caso u otro. 

CUANDO ES SIMPLE EROTISMO

Entendemos que estamos ante una simple preferencia erótica cuando:

1. No es la única vía de obtención del placer: La persona puede alcanzar disfrute sexual a través de otras prácticas y situaciones eróticas, al margen de su peculiaridad sexual preferente, no teniendo esta por qué ocupar un nivel prioritario. 

2. No existe daño: Ni físico, ni psicológico, ni económico hacia uno mismo o terceros. 

3. Es consentido y consensuado: Los participantes de este lo hacen en sus plenas facultades mentales, todo ha sido previamente consensuado y acordado, existen unos códigos y pactos previos y todo se basa en un juego de roles, donde los participantes están de acuerdo y entienden, los posibles riesgos si es que los hubiera, de determinadas prácticas, sabiendo cómo proceder. 

CUANDO ESTAMOS ANTE UNA DIFICULTAD O PROBLEMÁTICA ERÓTICA

Nos encontramos ante una dificultad erótica que posiblemente requiera de ayuda de un tercero cuando existe: 

1. Falta de control: La persona siente que escapa de su control la situación, viviendo este aspecto con profundo malestar. 

2. Única vía de estimulación: La única fuente de disfrute sexual se encuentra alrededor de esta práctica en concreto, adquiriendo ésta un matiz de obsesión, pudiendo ir acompañada de ciertas compulsiones. 

3. Repercusión en su día a día: El día a día de la persona se ve interferido por esta problemática, afectando a sus distintas esferas como puede ser: la social, laboral y/o afectiva. 

En estos casos suele ser necesario la búsqueda de ayuda terapéutica. 

PARAFILÍAS MÁS COMUNES 

Tal y como comentamos al inicio del post, gustos y peculiaridades eróticas hay tantos como personas, es por ello por lo que vamos a presentar aquellas parafilias que son más comunes. 

1, Fetichismo: El fetichismo es el tipo de parafilia más comúnmente extendido, consiste en la excitación y obtención del placer sexual a partir de un objeto tildado de fetiche. El fetiche tiene connotación sexual y puede ser desde: llevar o ver puestos en el otro; unas medias, tacones, lencería en general, ropa usada, hasta; determinadas zonas corporales como el fetichismo de pies, en estos casos también se les conoce como parcialismo, ya que implica ciertas zonas corporales. 

Sadismo: Consiste en la excitación a partir de infligir daño en terceros a nivel físico y psicológico. 

Masoquismo: La persona se siente excitada cuando es vejada, sometida y dominada adquiriendo un rol sumiso dentro de la interacción sexual. 

Tanto en el caso de sadismo como del masoquismo existe un cierto componente de dolor en las prácticas realizadas. 

Voyerismo: Consiste en la excitación o disfrute sexual a partir de ver a terceros tener prácticas o encuentros eróticos. 

Travestismo: La persona se siente excitada llevando puesta ropa del género opuesto. 

Hipoxifilia: o asfixia erótica, es un tipo de práctica muy común dentro de las de tipo BDSM que consiste en la privación de oxígeno, haciendo uso de cuerdas, las propias manos o cualquier artilugio que nos sirva para ahogar al otro, con el objetivo de obtener excitación sexual. Es una práctica que implica riesgo, por ello es imprescindible acordar previamente con la persona que se vaya a llevar a cabo una serie de códigos y pactos al respecto. 

Exhibicionismo: Consiste en la excitación a través de exponerse públicamente ante los demás bien sea desnudo o realizando algún tipo de práctica erótica, donde la persona pueda ser vista. 

Otras parafilias: En algunas ocasiones estas parafilias rozan el limite de lo legal, siendo consideradas: un delito. Hablamos de la necrofilia o el gusto por tener relaciones sexuales con cadáveres, la zoofilia, con animales y un largo etcétera. Sobra decir que en estos casos la ayuda psicoterapéutica es imprescindible. 

AYUDANDO A VISIBILIZAR: KIKI EL AMOR SE HACE

En el año 2016, Paco León guionizó y protagonizo: Kiki el amor se hace. La película española protagonizada también por Candela Peña y Álex García, entre otras, nos habla de 5 parejas con conflictos de índole sexual, cada uno con una filia determinada. 

En la película podemos ver un caso de Dacrifilia o excitación ante las lágrimas, práctica que se puede englobar dentro de las de tipo BDSM, ya que muchas veces para provocar el llanto en el otro, hacemos uso de ciertas prácticas vejatorias aunque no siempre,  un caso de Dendofilia o excitación ante la presencia de árboles y plantas en general, otro caso de Elifilia o obsesión hacia los tejidos en este caso la tela, Somnofilia, parafilia consistente en la excitación  hacia personas dormidas y la Harpaxofilia, un tipo de fantasía muy común en mujeres con orientación heterosexual consistente en la excitación ante el posible asalto con ciertos puntos de violencia. 

El filme ayudó a visibilizar ciertas prácticas hasta entonces desconocidas por el público general, y a romper clichés y prejuicios. 

EN CASO DE NECESITAR ASESORAMIENTO 

Tal y como hemos comentado al inicio del post, los gustos sexuales de cada uno son personales. Es importante que uno se dé el permiso de indagar y experimentar aquello que le gusta, sin embargo, en algunas ocasiones, estos gustos o preferencias pueden causar malestar, sobretodo si como comentamos en el punto anterior, la persona siente falta de control y que esto adquiere un matiz de obsesión. En esos casos es imprescindible la ayuda de un profesional cualificado que nos dé las herramientas y el acompañamiento necesario. Si te ocurre esto, no sientas vergüenza al solicitar ayuda. 

Desde DelicatenssenX, te ofrecemos un espacio donde podrás contar una profesional especializada que podrá asesorarte y ayudarte en todo esto, no temas pedir ayuda si la necesitas. Estaremos encantados de acompañarte. 

Comentarios (0)

Producto añadido a la lista de deseos
Producto agregado para comparar

Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. +info